Al cancelar deuda con FMI y BM Venezuela ha ganado en soberanía económica

14 de Abril de 2007
Venezuela canceló el pasado jueves la última cuota de la deuda que mantenía con el BM. Al cancelar deuda con FMI y BM Venezuela ha ganado en soberanía económica.

«El que nosotros hayamos cancelado al Banco Mundial es un ejemplo de liberación. No tenemos ninguna deuda. Se cerraron las cuentas con el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional», afirmó contundentemente el Ministro del Poder Popular para las Finanzas, Rodrigo Cabezas, durante una rueda de prensa en su despacho.

Al cancelar hasta el último centavo a estos organismos multilaterales, «la gran noticia es que ganamos en soberanía. El Banco Mundial y el FMI nacieron para controlar las economías de los países en vías de desarrollo», sostuvo Cabezas.

Venezuela se ahorró ocho millones de dólares (Bs. 17 millardos) en intereses al cancelar, antes de la fecha estipulada (año 2012), su deuda con el Banco Mundial (BM), dando fin a un instrumento de dominación económica y política que ejercía su yugo sobre la nación desde los años 80.

Cabezas subrayó que en 1999 una de las primeras órdenes que dio el presidente de la República, Hugo Chávez, fue la de cancelar la deuda con estos organismos multilaterales y no adquirir ningún compromiso con éstos, pues existían políticas restrictivas que condicionaban los préstamos.

Recordó el ministro de las Finanzas Públicas, que esa historia de endeudamiento comenzó en 1989 cuando el segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez con el famoso paquete económico que adelantó junto con su ministro de finanzas Miguel Rodríguez, firmaron por primera vez en la historia de Venezuela un acuerdo de política económica de ajuste macroeconómico con el FMI.

La deuda con el Banco Mundial en 1998, el último año de gobierno de la IV República, era de 1.236 millones de dólares. A partir de ese momento, señaló Cabezas, comienza un esfuerzo por disminuir ese saldo.

«Nosotros no volvimos a utilizar préstamos del BM porque los considerábamos leoninos, es decir, capitalismo salvaje. Y a partir del 2004, con el proceso de recuperación de la economía venezolana, aceleramos el proceso de disminución de la deuda con el BM», afirmó.

«Gracias a Dios y a esta decisión política del gobierno bolivariano no tenemos ninguna deuda. No le deben los venezolanos de hoy, ni de las generaciones futuras, un centavo de dólar al FMI ni al BM», subrayó el ministro.

(ABN)
Compartir