El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, reconoció que su padre estuvo preso en EU por narco

14 de Abril de 2007
El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, reconoció que su padre estuvo preso durante tres años en Estados Unidos por traficar droga a ese país.

"No tengo nada que ocultar al pueblo ecuatoriano. Yo tuve una niñez muy dura y a los cinco años de edad, mi padre, un desempleado, llevó droga a EU y cayó preso, y vivió tres años y medio en una prisión", admitió Correa mientras relataba la historia en su habitual programa radial sabatino.

El diputado opositor Luis Almeida dio a conocer la captura del padre de Correa, quien tenía el mismo nombre del mandatario.
"Juzguen ustedes ecuatorianos la pequeñez de alma de este pobre hombre; ojalá la opinión pública pueda perdonar a tanto canalla" , dijo Corea, y recordó que la denuncia de Almeida se da porque ha cometido presuntas irregularidades en la administración de una emisora de radio. El mandatario lamentó que el diputado haya acudido a ese tipo de denuncias para "tratar de incumplir la ley".
El presidente rechazó la denuncia de Almeida, en el sentido de que a su familia la "mantuvo el narcotráfico".

"Mi madre nunca nos dijo la verdad, de eso me enteré a los 18 años" , añadió Correa,
"Yo qué culpa tengo de lo que hizo mi padre hace 40 años, cuando tenía cinco años de edad; mi padre ya falleció hace 13 años", remarcó el mandatario.

Correa aseguró que en su infancia le habían dicho que su padre trabajaba en EU y que, mientras tanto, su madre tenía que buscar cómo ganar dinero para mantener a la familia.

"Mi madre tenía que hacer viandas (con comida) y yo salía de la escuela y llevaba las viandas" a los clientes del pequeño negocio, recordó Correa.

Aunque no justificó el delito cometido por su padre, Correa dijo que el pueblo ecuatoriano sabrá juzgar el hecho, pues se trataba de un padre desempleado y desesperado.

"No condeno a mi padre, creo que fue una víctima del sistema, como tantas otras víctimas; mi padre no fue un delincuente, fue un desempleado que desesperadamente buscó alimentar a su familia" , apostilló Correa.

"Por eso mi sensibilidad con los miles de presos que están sentenciadas cuatro, diez, doce años" por transportar droga como "mulas", para ganarse un poco de dinero, mientras "los grandes traficantes viven impunemente", puntualizó Correa.

(«El Universal», México)
Compartir