Tiwy.comRussianEspañolEnglish

Publicidad

Paises > Venezuela > Casa-Museo de Gabriel Bracho >
Gabriel Bracho, precursor de la revolución bolivariana

Verena Demenina, fotos por Rem Sapozhnikov

Enero 2007

El poblado de Los Puertos de Altagracia
El poblado de Los Puertos de Altagracia se encuentra en la rivera oriental del lago Maracaibo, frente a la capital homónima del estado petrolero de Zulia. A diferencia de la populosa y bullente Maracaibo, Altagracia está sumida en una perezosa soñolencia. Sus casas, de una planta con techos planos, recuerdan cubos de colores dispersos entre las palmas a lo largo del lago, por el cual, sin prisa, día y noche pasan los buques tanques cargados de "oro negro".

Casa-Museo del pintor muralista Gabriel Bracho Casa-Museo del pintor muralista Gabriel Bracho

El lugar más significativo es la Casa-Museo del pintor muralista Gabriel Bracho. En mayo de 1977, aún en vida del pintor, el museo fue abierto para los amantes del arte, y desde entonces no ha dejado ni un solo día de cumplir la noble misión de difundir el verdadero arte humanístico, realista y socialmente orientado. Todos estos epítetos también están referidos a la obra del propio Bracho que se encuentra en la misma formación combativa que los grandes muralistas mexicanos Siqueiros, Orozco y Rivera.

Una de las salas del museo Una de las salas del museo Una de las salas del museo Fragmento de la Exposición

Bracho vivió y creó en una época en que los pintores-realistas que asumían posiciones sociales activas eran sofocados por todas partes por el arte burgués, comercialmente lucrativo, que se presentaba (y aún hoy se presenta) como "ruptura al futuro", como "equivalente artístico del progreso científico técnico". Para Bracho, esta deshumanización subordinada a un objetivo específico, así como la desideologización del arte eran equivalentes a un crimen cometido públicamente contra la civilización humana y su progreso social.

Parte de la Exposición Parte de la Exposición Retratos de los padres del artista y su esposa

Y en relación con esto no podemos dejar de recordar sus observaciones críticas dirigidas contra el norteamericano Rauschenberg, cuya exposición en Caracas tuvo un sonado éxito entre los consumidores de arte de las capas acomodadas de la sociedad. Resultaba comprensible la irritación de Bracho: como arte se ofrecían trozos inservibles de metal de equipos domésticos dados de baja y manchas sucias de pintura sobre periódicos. La marca mercantil "Rauschenberg" convertía en arte cualquier basura del basurero de la ciudad.

Rincón del Museo Rincón del Museo Rincón del Museo

Por esos mismos días se presentó en Caracas la exposición dedicada al 50 aniversario de la obra de Bracho, pero ésta ¡fue prácticamente ignorada por los medios de información masiva de Venezuela! La élite burguesa venezolana llenaba en multitud las salas del Museo de Arte Contemporáneo entre las estructuras antiestéticas de Rauschenberg, cuya sola vista asustaba a los inocentes niños.

El periódico del partido comunista, "Tribuna Popular", escribió entonces: "¡He aquí hasta qué punto ha llegado la lucha ideológico-cultural! ¡Aquí tienen a dónde ha conducido la contratación política de los mass media que desorienta a los venezolanos!".

Cocina de la casa del pintor Cocina de la casa del pintor Cocina de la casa del pintor


¿Será posible que aún hoy, en la Venezuela Bolivariana, alguien esté interesado en "mantener" a Gabriel Bracho y su obra al margen de las batallas culturales y socio políticas? El complot del silencio todavía hoy sigue envolviendo al artista.

Gabriel Bracho, 1987
Gabriel Bracho, 1951
Unas breves palabras acerca de la trayectoria de Gabriel Bracho. Nació el 25 de mayo de 1915 en Puertos de Altagracia en el seno de la familia de un telegrafista. Desde temprana edad mostró interés por el dibujo y la pintura. Sus caricaturas de los compañeros de aula fueron su primer éxito como creador. Aprendió la profesión de pintor cursando estudios en Maracaibo, Caracas, Santiago de Chile, México, París y New York. Sobre Bracho ejercieron una enorme influencia las lecciones recibidas de David Alfaro Siqueiros, a quien el venezolano ayudó a crear el fresco "¡Muerte al Invasor!" en el provinciano Chillán (Chile).

La herencia creadora de Bracho la constituyen decenas de murales en Venezuela, cientos de pinturas de caballete y trabajos gráficos dispersos por colecciones privadas y de museos de todo el mundo. Uno de sus murales, "Boyacá", adorna las paredes del Palacio Presidencial de Miraflores. Un vitral único de una obra suya se encuentra en el Ministerio de Defensa de Venezuela. Es la cúpula del edificio con una superficie de 234 metros cuadrados.

Pero es posible que la obra más querida del pintor sea el mural "Los Puertos y el Petróleo" de 120 metros cuadrados, en el cual Bracho estuvo trabajando durante varios años y en varias etapas, dejándolo culminado poco tiempo antes de su fallecimiento, el 6 de marzo de 1995. Este fresco se encuentra en el patio interior de la Casa Museo. Narra la vida del poblado de Puertos de Altagracia y de sus habitantes desde la etapa colonial hasta nuestros días; el dramático destino del lago Maracaibo en el período del boom petrolero, y todo esto teniendo como fondo la historia de Venezuela, su lucha por la liberación. Entre los personajes del mural figuran Miranda, Bolívar y otros héroes.

Studio Parte del patio Studio y el inicio del mural Conquistadores y el petróleo

Resultan interesantes los motivos folclóricos: la procesión de la Virgen de Altagracia y la fiesta en honor del santo negro San Benito. También se incluye un motivo vinculado a la relación de consumo hacia el lago Maracaibo: latas de cerveza, botellas y barriles de petróleo vacíos cubriendo su fondo.

El mural "Los Puertos y el Petróleo" El mural "Los Puertos y el Petróleo" El mural "Los Puertos y el Petróleo" El mural "Los Puertos y el Petróleo"

Como para burlarse del arte de artistas del tipo de Rauschenberg, Bracho incluyó en el ambiente del mural un barril metálico, en cuyo fondo puso los retratos de sus adversarios ideológicos Carlos Rangel y Sofía Imber, que a criterio de Bracho, representaban en Venezuela los intereses del imperialismo mundial.

El mural "Los Puertos y el Petróleo" El barril metálico es un fragmento de el mural Adversarios ideológicos Carlos Rangel y Sofía Imber en el fondo del barril El barril metálico es un fragmento de el mural

En la galería de retratos ocupa un lugar de honor el retrato del poeta chileno Pablo Neruda, cuya poesía siempre fue motivo de admiración para Bracho.

Retrato del poeta chileno Pablo Neruda
No se puede pasar por alto que el mural de Altagracia fue creado por Bracho con medios propios. Un decenio de andanzas por diversas "instancias" en pos de la financiación del proyecto, no condujeron a nada. Las autoridades locales, las mismas que tanto hablaron acerca del "amor al arte de la patria chica" tampoco contribuyeron en nada.

Fotografias Memorables
En cambio, la apertura solemne del mural resultó una verdadera fiesta para los habitantes de la ciudad Puertos de Altagracia. ¡Acudió casi todo el pueblo! Bracho conservó como una reliquia el álbum con las fotografías tomadas ese memorable día: se le ve "encabezando" la marcha de la orquestra hacia el lugar del acontecimiento; un padre bendice el mural; con los amigos llegados desde Caracas y con los amigos de su infancia y juventud de Altagracia.

Laura Cardozo de Añez
Después del fallecimiento de Bracho, la señora Laura Cardozo Añez es la encargada de dirigir el funcionamiento de la Casa Museo. Según sus palabras, han sido infructuosas todas las gestiones de los últimos años en aras de obtener apoyo financiero del gobierno para la actividad del museo, su reparación y, lo más importante, para restaurar las obras de Bracho y los cuadros de otros pintores que se deterioran por el calor y la humedad. Evidentemente, la jefatura cultural bolivariana debe estar muy ocupada en estos momentos en misiones más importantes. Da la impresión que Gabriel Bracho una vez más ha sido desplazado a la periferia de las "prioridades oficiales".

Francisco de Miranda Parece oportuno recordar que precisamente Gabriel Bracho, como si estuviera previendo los cambios actuales en Venezuela, gustaba reiterar: "La esperanza aún no ha muerto. El país renacerá a través de los ideales de Simón Bolívar y de Francisco de Miranda que despiertan cada cien años junto con el despertar del pueblo"…



·  Noticias  ·  Paises  ·  Sociedad y Economia  ·  OVNI  · 
 · Foro  ·  Anuncios clasificados  · Enlaces  ·